Los 3 principales elementos de un negocio y que dan poder a los otros 5 elementos son: Misión, Equipo y Liderazgo. Si alguno de estos 3 no es solido los otros 5 elementos se ven afectados y es inevitable que surjan problemas. Es necesario inspeccionar frecuentemente cual es la fuente del problema.

Producto

El producto si bien es importante para un negocio, hay otros aspectos mas importantes si te das cuenta el mundo esta lleno de productos realmente buenos. Pero muchos de estos productos no duran en el mercado, lo que les hace falta es un empresario que les pueda dar vida a estos productos.

Un buen empresario sabe cómo convertir una idea en un gran producto por medio del desarrollo del triángulo D-I. El triángulo no es sólo un concepto, es una herramienta que muchos empresarios exitosos han utilizado para darle forma a sus negocios.

Asesoria Legal

Un producto no protegido legalmente es un producto de todos. Es como decir que no te pertenece. Los contratos legales son importantes por que sirven para proteger derechos.

Cuando se hacen negocios es imposible operar sin contratos legales, son necesarios para crear productos. Las compañías construyen los bienes que poseen por medio de patentes, marcas registradas, licencias y acuerdos por servicios.

Si no existieran contratos ni un equipo de asesoría legal fuerte en una compañía, siempre habrá confusión incluso delitos y todo esto no beneficia a una empresa.

Sistemas

Un negocio es un sistema de sistemas. Tiene que ser así porque, de otra manera, ninguno crecería más allá de las capacidades de su fundador de, tal vez, algunas cuantas personas clave. Si el negocio crece sin los sistemas correspondientes, será cada vez más frágil. Nuestros cuerpos o los autos, por ejemplo, también son sistemas de sistemas.

En el caso de los negocios necesitas sistemas de contabilidad, comunicaciones, asesoría legal, distribución en cadena, manufactura, y varios más. El punto es que la compañía, el cuerpo y el auto, dependen de sus sistemas para funcionar de manera eficiente. Basta con que uno de ellos falle para que impida el trabajo o provoque que todo el cuerpo, auto o negocio, colapse. Imagina lo que significa correr kilómetro y medio para una persona que fuma dos cajetillas diarias de cigarros. Ahora imagina cómo sería hacer que creciera un negocio dirigido por contadores que, para ahorrar, se niegan a invertir dinero en publicidad. Si llegara a fallar algún sistema, en cualquiera de los dos casos, el resultado sería desastroso.

Comunicaciones

Los empresarios deben ser muy buenos comunicadores y hablar varios idiomas. Pero cuidado, no me refiero necesariamente a hablar francés, español, alemán o mandarín; estoy hablando de los lenguajes de los negocios. Los empresarios deben conocer el lenguaje legal. También los de contabilidad, bienes raíces, mercadeo, Internet y demás disciplinas que manejan en sus compañías.

Familiarizarse con los distintos lenguajes de los negocios es un proceso igual al de aprender otro idioma. Toma tiempo y práctica; y, de la misma forma en que, para aprender otro idioma, lo mejor es viajar al extranjero e imbuirte en la cultura respectiva, para aprender los lenguajes de negocios también es necesario practicar. Sólo lánzate y comienza a experimentar, a escuchar y a hablarlo. Como líderes que son, los empresarios tienen que motivar a su equipo a promover la comunicación y el entendimiento, dentro y fuera del negocio.

Flujo de dinero o efectivo

Con mucha frecuencia a este elemento se le denomina “la base” y, precisamente por eso, está en la base del triángulo. El flujo de dinero es similar a la corriente sanguínea en un cuerpo, o al flujo de combustible de un auto.

Sin dinero, sangre o combustible fluyendo, negocio, cuerpo y auto, dejan de funcionar. Asimismo, un cuerpo puede tener una hemorragia, el auto una fuga, y el negocio también corre riesgo de sufrir pérdidas. Como si el empresario no tuviera suficiente trabajo siendo líder, también tiene la obligación de asegurarse de que el efectivo fluya.